Cada buen sommelier en su vida encuentra un ácido o mejor una molécula importante del vino: El ácido Tartárico y sus derivados.

El ácido Tartárico es el principal componente de la uva y el regulador más importante de la acidez en el vino. (La acidez total del vino se mide por la cantidad de ácido tartárico en él, expresada precisamente un g/L de ácido tartárico disuelto)

Además, es el responsable de la protección contra el ataque de las bacterias, confiere aromas al vino y desempeña un papel importante en el propio color del vino.

De vez en cuando nos enfrentamos a una cristalización del ácido tartárico que forma cristales (los llamados diamantes del vino) visibles en el corcho, estos cristales son una transformación en moléculas de: Bitartrato de Potasio.

El uso del ácido tartárico es explotado en la cosmética por las capacidades aclarantes y antioxidantes, de hecho, es el principal ingrediente de cremas exfoliantes, hidratantes y antiage.

Mientras mi mente de vez en cuando va en busca de olores de ácido tartárico en el vino, me ocurre con asombro ver altas concentraciones en bodegas, barricas abandonadas atrayendo mi atención y maravilla al verlo.

Mi amigo, Felipe Moje, sabiendo de estas curiosidades, me invitaba a observar cómo en un viejo barril suelto en su Bodega Moje en Tenerife hay una concentración residual de tartratos.

Mientras observo con tanta maravilla, mi mirada va hacia una persona «mágica», una artista, una creadora de moda única en el mundo… Nathalie Leturcq

¿Sus obras? Fantásticas, excepcionales, únicas. Aprovechar los ácidos del vino para convertirlos en telas, sedas, vestidos, componentes únicos de moda.

Sus tejidos son grabados como en una tipografía de la naturaleza con los componentes ácidos que se imprimen, liberan y se unen en un solo cuerpo creando obras de arte que sólo la fantasía de esta maravillosa mujer puede concebir.

Nathalie Leturcq y sus creaciones

Pero el mundo del vino no se detiene en mi constante búsqueda, a veces maníaco, casi obsesivo pero necesario para descubrir cuánto amor por el vino implica a las personas en el mundo.

Georgia, la patria del vino, 8000 años de historia y de verdadero amor en el fruto de la vid, aquí todo es natural, sus ánforas «Qvevri», sus vinos en oxidación «Amber Wine» o «Orange», sus alimentos, sus tradiciones, su pueblo, todo habla de vino.

Una artista sobre todas, no la simple artista, una creadora de joyas: Tamuna Abuladze

Aquí mi pensamiento se funde con la maravilla, la fantasía vuela y llega a donde esta mente artística crea sus joyas.

¿Puede un Cristal de Vino convertirse en una Joya?… Todo alquimista que se precie dirá que no, pero la obstinación y la inteligencia de una mujer, como se sabe, no tienen límites ni límites.

Entonces luchando con tartratos, sales, potasio, antocianinas, vino, tanto vino y sus moléculas que nacen las Wine Diamond, verdaderas Emociones encerradas en joyas únicas en el mundo creadas por Tamuna.

¡El resultado es sólo verdaderas emociones que el vino en este viaje por el mundo puede dar!

Tamuna Abuladze y sus creaciones

Amare il vino significa valorizzarlo, amare il vino significa conoscerlo, per questo motivo che il Vino Chiama… Noi ci Saremo.

Carmelo Sgandurra, Sommelier Zosimo

Potete seguire

Nathalie Leturcq sui social: https://www.facebook.com/nathalieleturcqtintesnaturales

Tamuna Abuladze su social: https://www.facebook.com/emocia.wineshttps://www.facebook.com/winediamondgeorgia/

Por admin